Celos


Nota: Este cuento participó en el concurso: “Un cuento para mi ciudad en cien palabras” 

Cuando terminó de bajar la loma, se sentó a mi lado en la tienda de la esquina. Alguien la acompañaba.

-¿Quieres tomar algo?- le pregunté.

-No- respondió.

Las cabinas del metrocable volaban suspendidas y adornaban el cielo sobre nosotros.

-Igual, asi no quieras nada, creo que puedo amarte toda la vida- me animé a decirle.

El hombre que iba con ella, por mi atrevimiento se paró, me golpeó la cara.

-Es solo mía- me dijo.

Ella lo regañó.

-Jerónimo, pasito con el papá, él también tiene derecho a quererme- le dijo.

El niño sonrió y me dio un beso.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: