Frente a frente


Estaban el uno frente al otro. Andrés indignado, Steinway sonriente. Andrés desnudo, dejando todo para poder terminar, el otro se dejaba llevar por el momento, dejaba que las manos de Andrés lo recorrieran de un lado a otro, hicieran presión y luego, indignado volviera a tumbarse sobre él, con las manos cruzadas y lamentando no ser capaz de culminar todo.

Asi había sido durante las últimas tres horas, durante los últimos meses, trataba y trataba, se esforzaba, se daba golpes en la cabeza, sudaba, ponía sus manos sobre Steinway y apenas empezaba a recorrerlo con los dedos, a deletrearlo, dibujarlo, sentirlo, llegaba a un punto en el que no podía seguir adelante. Algo se lo impedía.

La gaseosa seguía chorreando y Andrés se lamentaba, quería terminar, ser capaz y no podía, por más que le susurrara a Steinway, por más que lo acariciara, no era solo la disposición de Steinway, quien siempre estaba dispuesto, sino que Andrés fuera capaz de vencer su bloqueo, ese estereotipo que tenía en la cabeza y se viera ahí, conquistándolo, surcando uno a uno todos los obstáculos que se encontraba en el recorrido por el cuerpo de quien hoy estaba frente a él.

Andrés se paró, se dirigió a la ventana y allí encendió un cigarrillo, se tomó un vaso de vodka, pensando que el alcohol podría ayudarle a hacerlo con mayor arrojo, Steinway siguió estático esperándolo a que regresara.

-¿Qué será? ¿Por qué no seré capaz? ¿Si todos dicen que para mí es fácil? – se decía mientras la ceniza iba consumiendo el cigarro entre sus dedos.

Arrojó la colilla por la ventana, soltó la última bocanada de humo hacia el exterior y luego volvió decidido a sentarse donde lo esperaba Steinway. Esta vez empezó con mayor velocidad y una técnica más limpia que la implementada anteriormente, pese a que no le gustaba tocar a Steinway con las manos sucias, esta vez la decisión no lo dejó pensar y simplemente quiso terminar lo que llevaba tanto tiempo empezado.

Pero otra vez, cuando llegó al mismo punto, a ese en el que estaba bloqueado, se tuvo que detener, los dedos se le trabaron y la sonrisa de indignación, de rabia se dibujó en su rostro. Decidió no seguir adelante, miró fijamente a Steinway y le estiró los brazos, lo empujó con fuerza, pese a que era pesado lo movió rápidamente y cuando menos pensó lo tenía contra la pared, allí trató de recorrerlo nuevamente con los dedos y volvió a trabarse en el mismo punto, asi que cogió impulso y empujó con más fuerza aún, rompió la pared con el cuerpo de Steinway, quien con su piel oscura y su peso, se dejó caer en el vacío, diez pisos cayó, mientras Andrés lloraba y miraba agitado desde donde su apartamento.

Esa fue la manera en que Andrés acabó con su piano Steinway, todo por no ser capaz de interpretar el Nocturno 13 de Chopin, todo porque solo pensar que Chopin era imposible, lo llevó a matar a su único amigo, a ese que había estado siempre, incluso en los momentos en que todo parecía imposible.

Foto: http://mi-valvuladeescape.blogspot.com

2 respuestas a Frente a frente

  1. rayuela dice:

    del amor al odio hay apenas un breve paso…pobre piano…

    besos, JuanSe*

  2. Luisa dice:

    Muy bacano! Con ese tinte de confusión que lo hace pensar a uno una cosa totalmente disitna durante mucho rato y que tanto me gusta.
    Esta vez no es un abrazo sino un choque de puños o un apretón de manos, yo que sé!😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: