Amarrada a una silla


Despertó, miró a su alrededor, el apartamento se le hacía conocido, era de ese chico con el que había pasado la noche, ese que había conocido por chat y con quien había decidido salir. Él no se encontraba por ninguna parte y ella quiso moverse, no pudo.

Estaba amarrada firmemente a una silla, los pies y las manos estaban un poco tallados por la fuerza con que estaban aferrados a las patas y los brazos del armatoste donde estaba sentada quién sabe hace cuanto.

La puerta se abrió, él apareció por el umbral.

-Oh, ya despertaste- le dijo.

-Si, ¿Dónde estabas?- le preguntó ella.

-Comprando el desayuno-

-¿Por qué estoy amarrada?

-Es una fantasía que siempre he tenido. Tranquila, yo te doy el desayuno.

Ella sonrió, imaginó esas cosas que podría hacerle ahí sentada y se excitó.

Él preparó el desayuno mientras le hablaba, ella sonreía, se veía muy bien, estaba desnuda y su cuerpo esbelto brillaba con el sol que entraba por la ventana.

Ella vio un plato acercarse, se saboreó, unos huevos con jamón asomaban por encima, en la otra mano él le traía un poco de jugo de limón, le sonrió y le agradeció la atención.

Él volvió a la cocina, sacó una extensión, buscó la caja de herramientas y encontró ésa que le ayudaría a realizar su fantasía.

Cuando volvió, ella le preguntó qué traía, él le pidió relajarse y seleccionó una de las dos brocas que había escogido entre todas, sacó el taladro, lo calibró y lo puso a los pies de ella.

-¿Qué vas a hacer?- preguntó ella asustada.

-Nada, relájate, más bien abre para que comas- le dijo mientras le servía una cucharada de huevos.

Ella sonrió.

El taladro descansaba en el suelo, ella estaba terminando de masticar, él tomó por el mango la herramienta que había dejado a los pies de ella, interrumpió su descanso, se giró, lo encendió y en un rápido movimiento lo clavó en el brazo derecho de ella.

El grito no se sintió, fue más una morisqueta de dolor. Él siguió de a poco subiendo por el brazo, haciendo incisiones cada vez más periódicas. Ella gritaba, intentaba moverse, soltó uno de sus pies con el cual lo golpeó fuertemente, él sonrió, tomó el taladro con una mano y con la otra muy firme sostuvo el pie, encendió el equipo que empezó a girar y comenzó a taladrarle las rodillas por los costados, ella lloró, gritó, él se saboreó cuando sintió la broca salir al otro lado. Lo mismo hizo con el otro pie.

-Suéltame- le dijo gritando.

-Está bien- respondió él.

Tomó un cuchillo, cortó la cuerda de sus pies y la dejó tranquila. Ella seguía llorando. Trataba de mover las piernas pero el taladro les había quitado toda posibilidad de movilidad.

-Eres un hijo de puta-le decía desesperada.

-No, un hijo de puta te mataría- le respondió él.

-¿Y es que no piensas hacerlo?-

-Realmente, no.

-¿Y entonces qué sigue?

Él no respondió, se perdió en el apartamento, ella lo buscaba con lo poco que podía mover su cabeza.

-Esto- le respondió al oído, atacándola con el taladro.

Ella brincó del susto, intentó moverse pero no pudo, él seguía taladrando sus mejillas, lo hizo hasta que sintió el orificio y la broca rozando la lengua. La piel giraba y se enredaba con la broca, pero aun así, él siguió.

Ella lo miró con los ojos hinchados, casi llorando, él le dio de beber, el limón del jugo se le chorreaba por los orificios de las mejillas, ella gritó con más dolor aún. Él tomó el taladro, empezó a atravesarle las muñecas, un par de agujeros que atravesaron de un lado al otro, ya tampoco podría mover las manos.

Ella volvió a gritar.

-Déjame ir ya- le dijo llorando.

-Bueno- respondió él.

Le soltó los brazos.

-¿Sabes qué?- le dijo él.

-¿Qué?- dijo ella.

-Ahí te dejo el teléfono para que puedas llamar un taxi. Nos vemos.

Corrió la mesita del teléfono hasta ella, lo puso frente a ella y luego abandonó el lugar.

Anuncios

2 Responses to Amarrada a una silla

  1. Laurita!!! dice:

    Demaciado cruel, pobre chica… :s

    Que dolor que lo torturen a uno con un taladro!!!

    Un abrazo Juanse!!!

  2. RolaLola dice:

    JUUUANNNNNSEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

    que sadiiiicooo dios!!!!!!!
    jajajajaj, terribles tus escritos no se si reirme o llorar!!!!!!!!!!!

    aunque te advierto que el taladro como imagen ya nos delataba la que se veniaa….
    =))))
    beso grande!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: